Cómo se entrenan a los perros de detección

0
380

Los vemos en los aeropuertos olfateando sustancias peligrosas, tambien los encontramos en el área médica ayudando a detectar a tiempo enfermedades mortales, e incluso nos rescatan de desastres naturales. Gracias a los perros de detección se salvan muchas vidas diariamente, pero, seguro alguna vez te ha dado curiosidad saber ¿cómo se entrenan a estos perros de detección?, ya que, si bien, el sistema olfativo de los perros es asombroso, casi 100 mil veces mejor que el nuestro, sin embargo, pese a que no se les escapa ningún aroma, no todos los perros logran desarrollar ese talento para rastrear y encontrar algo; esto se debe a su entrenamiento, así que, no vayas a exigirle a tu animal de compañía, que encuentre algo que estás buscando, porque, probablemente no sepa que quieres.

Es un claro hecho, la nariz de los perros es magnífica, esto facilita que cualquier perro, con el entrenamiento adecuado pueda convertirse en un perro detective de olores, aunque hay que tener en mente que este talento es más fácil de desarrollar en ciertas razas de perros, pero, sin importar raza, tamaño o género, la nariz canina es tan poderosa que eso ha impulsado, a nosotros, los humanos a aprovechar este talento para detectar y rastrear diferentes cosas.

Actualmente lo que más detectan estos perros son narcóticos, bombas, cuerpos humanos y enfermedades.

Por lo general vemos a los perros de detección en los cuerpos policiacos o militares, pero, la capacidad de detectar un aroma en particular ha hecho que estos perros se usen para diferentes fines, como los perros de rastreo o los perros de alerta médica.

Usualmente las razas que se usan para este tipo de entrenamientos son los Sabuesos, los Beagles, el Pastor Aleman, el Malinois, los Perros Perdigueros, el Pointer y algunos perros de la familia Retriever, la razón de usar a estos perros, es que desde que se crearon dichas razas, sus propósitos funcionales han sido rastrear, eso significa que generación tras generación, todos esos perros hayan desarrollado al máximo su olfato y sus capacidades para buscar, rastrear y detectar. Esta característica se convirtió en una herencia genética que se manifiesta más fácilmente en ellos.

Pero, no todo está en la genética del animal, ya que la mayor parte de este talento recae en su entrenamiento, y a diferencia de otros perros de trabajo, a estos caninos se les entrena desde que son muy pequeños para convertirse en eso, en detectives de olores, por ello desde muy temprano en la vida del animal se realiza un entrenamiento aromático que le ayuda al perro a familiarizarse con diferentes aromas, para así, poder ser capaz de diferenciar y elegir ciertos aromas.

Es gracias a este entrenamiento en el que se expone al perro a diferentes aromas, siempre en un ambiente positivo, para que sea capaz de identificar un aroma en especial cada que está cerca de él.

Es así como se entrenan a los perros para detectar bombas, armas, drogas, e incluso se les enseña a olfatear y rastrear dinero. Estos perros siempre solemos verlos en la policía o actividades militares; pero, no es lo único que un perro puede detectar, porque como lo he venido diciendo a lo largo de estas palabras, la nariz de un perro se puede entrenar para detectar cualquier cosa.

Esta razón ha hecho que otro uso muy importante de los perros de detección sea la búsqueda de personas en desastres naturales y en México contamos con diferentes agrupaciones de perros que detectan personas, para buscar, rastrear y encontrar.

Uno de los grupos más importantes en el rastreo de personas, es la unidad K-SAR, un grupo especializado en la búsqueda y rescate de personas en la zona del Bajío de nuestro país.

Definitivamente un gran trabajo y labor la que hacen todos estos perros, quienes, sin importar que detecten, además de tener una nariz privilegiada, además de eso, viven toda su vida en un proceso de capación y entrenamiento continuo, para seguir su trabajo como detectives detectando aromas.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here