¿Qué pasa si interrumpo a un perro de asistencia cuando está trabajando?

0
315

Ahora es más común que nunca ver a perros de asistencia trabajando, y al realizar un trabajo de esta naturaleza con tanta astucia y pericia hace que todos volteemos a ver a estos perros, quienes, gracias a su ayuda, cambian la vida de las personas. Esto hace que se despierten muchas emociones hacia estos perros y de forma instintiva siempre queremos llamarles para decirles “buen trabajo perrito”, pero, ¿Qué pasa si interrumpo a un perro de asistencia cuando está trabajando?

Pueden pasar muchas cosas, sobre todo malas; por eso hay un gran hincapié por parte de las personas que los necesitan, los entrenadores, en fin, todos aquellos que participan en la formación y uso de estos perros, quienes nos piden que nunca los distraigamos cuando están en el trabajo.

Sí, cuando veamos a un perro de trabajo con el chaleco puesto, nunca, en verdad nunca, debemos distraerlos.

La razón de esta peculiar solicitud, es que son perros trabajando, y de su atención depende una correcta realización de sus tareas. En pocas palabras estos perros necesitan estar concentrados para hacer bien su trabajo, y hacerlo bien puede ser la diferencia entre la vida o la muerte de la persona a la que asisten.

De forma simple de entender es como si te encontrarás con un cirujano operando justo cuando está haciendo una incisión y le gritaras “oiga, gracias por hacer bien su trabajo y salvar vidas” o te toparas con un bombero cuando está a punto de ingresar a un edificio en llamas y le dijeras “tenga cuidado”, o ver a un policía en una detención y acércanos a platicar con él; esto no se puede, porque sabemos que de su atención al trabajo, a los detalles y a las acciones que realiza dependen la vida de las personas.

Pues bueno, lo mismo sucede con estos perros quienes con precisión quirúrgica, la valentía de un bombero y la seguridad de un policía realizan un trabajo que requiere toda su atención y concentración, esto es, porque si bien están entrenados para reaccionar también realizan diferentes decisiones y se enfrentan a problemas que requieren que el perro realice muchas decisiones cuando trabaja.

Así que, cuando veamos a un perro de asistencia en labores, hay que dejarlos en paz, sin llamarlos, tocarlos, acariciarlos o alimentarlos, ya que están trabajando y solo es posible interactuar con ellos cuando dejan de hacerlo y se quitan el chaleco.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here