¿Qué hago con mi viejito?

0
102

De pronto hay algunos perros que tienen personalidades complicadas, pero esta característica se agudiza conforme van creciendo, es por eso que te damos algunos tips para identificar cuando tu perro ya presenta síntomas de vejez y qué hacer para ayudarle a vivir mejor esta etapa.

 

Problemas con los ojos

Si notas enrojecimiento o que tu perro se rasca mucho y empieza a tener más lagañas, puede ser que ya empiece a tener perdida de la visión. Esto se nota más cuando lo ves tropezarse o caminar con más tiento que antes. Para ayudarle, puedes tener mayor cuidado con la higiene y ponerle gotas y ungüentos que su veterinario le recete. Pero sobre todo debes ser paciente, porque la pérdida de la vista es uno de los principales causantes de que su humor se modifique.

Cuidado con los riñones

Otro padecimiento frecuente son los riñones. En este caso tu mascota empezará a tener dificultades para orinar o incrementar la frecuencia en que lo hace. Para ayudarle deberás cambiarle la dieta y asistir con el veterinario para que te recete el medicamento adecuado.

La dentadura es delicada

El deterioro de su dentadura es casi inevitable, por ello es importante que desde cachorro se tenga el mejor cuidado bucal posible. En caso de inflamación de encías o perdida de algunas piezas dentales, es fundamental poner atención en la higiene y la alimentación.

Problemas con la piel

A cierta edad ya empiezan a ser comunes los problemas con la piel. Es probable que tu mascota presente protuberancias. Salpullidos, resequedad o caída de pelo. En este caso ayudará el cambio de alimentación, pero sobre todo que le dediques más tiempo para untarle lociones y cremas que le pueden ayudar dependiendo de su problema.

Articulaciones

Si notas que se desplaza más lento, que le cuesta más trabajo moverse o que incluso pasa más tiempo echado que antes, es probable que ya presente algunos problemas de articulación. En este caso también tendrás que darle el medicamento adecuado, pero sobre todo tenerle paciencia y no exigirle demasiado, sino al contrario, facilitarle la vida lo más posible, hacerle accesibles sus necesidades y darle mucho cariño.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here