¿Qué ocurre cuando tu perro envejece?

0
388

Al igual que los seres humanos, nuestras mascotas también atraviesan por distintas etapas a lo largo de su vida. Estas etapas son: cachorro, junior, adulto, adulto maduro, adulto mayor y geriátrico. La edad en que se presenta cada periodo depende de la especie y raza del perro o del gato.

“Una mascota geriátrica es aquella que alcanza la edad promedio o más y varía por su especie, raza y tamaño. Mientras más pequeñas sean, mayor será su expectativa de vida; por el contrario de las más grandes”, explicó Alejandro Sánchez Pacheco, Gerente Técnico de la Unidad de Animales de Compañía en MSD Salud Animal México.

Esta etapa se caracteriza por la disminución y pérdida progresiva de la fuerza, movilidad, de la capacidad cognitiva, auditiva, visual y de reacción, así como pérdida de dientes y en algunos casos, la aparición de ciertas enfermedades. Si la mascota se encuentra en esta etapa, el propietario notará algunos diferenciadores: no corre como antes, no sube ni baja las escaleras, sus hábitos alimenticios han cambiado, ha perdido o ganado peso y en general, ya no cuenta con la misma energía que tenía de cachorro.

Alejandro Sánchez, Médico Veterinario Zootecnista, agregó que “el propósito de un plan geriátrico es diferenciar las enfermedades propias de la edad, identificar las necesidades nutricionales y cambios de comportamiento, además de prevenir las enfermedades que pueden afectar la calidad de vida y longevidad de nuestra mascota”.

Las enfermedades que se pueden presentar en esta etapa generalmente son cardiopatías, enfermedades metabólicas, articulares, problemas renales, dentales, oftalmológicos y obesidad. MSD Salud Animal, comprometido con su misión “La ciencia de los animales más sanos”, comparte algunos consejos de cómo llevar un plan geriátrico para nuestras mascotas:

  • Revisiones médicas: ir al veterinario al menos dos veces al año para realizar un examen físico general, un examen ortopédico y neurológico.
  • Vacunación: generalmente se realiza de forma anual y para algunas enfermedades cada 6 meses.
  • Desparasitación interna y externa.
  • Estudios de laboratorio: hemograma, bioquímica sanguínea y examen general de orina.
  • Estudios de imagen: radiografía de abdomen y tórax, ultrasonido abdominal, ecocardiograma y electrocardiograma.
  • Dietas de prescripción y control de peso.
  • Higiene, cuidado de piel y pelo.
  • Regulación de la actividad física.
  • Uso de vitaminas y complementos alimenticios (deben ser prescritos por el médico veterinario).
  • Limpieza dental.

“Recuerda que todo esto es de forma preventiva. Acércate y atiende las indicaciones del médico veterinario, él es la persona indicada para diseñar un plan geriátrico adecuado a las necesidades de tu mascota y te podrá decir cada cuándo y en qué condiciones se deben realizar estudios sugeridos para tu mascota”, concluyó el MVZ Alejandro Sánchez, Gerente Técnico de la Unidad de Animales de Compañía en MSD Salud Animal México.

Referencias

  1. Fortney William D. Implementing a Successful Senior/Geriatric Health Care Program for Veterinarians, Veterinary Technicians, and Office Managers. Vet Clin Small Anim 42 (2012) 823–834, USA.
  2. Vogt Amy H. et al. AAHA Feline Life Stage Guidelines. Journal of the American Animal Hospital Association 2010; 46: 70-85, USA.
  3. Bartges Joe et al. AAHA Canine Life Stage Guidelines. J Am Anim Hosp Assoc 2012; 48:1–11, USA.
  4. Pugliese A, Gruppillo A, and Di Pietro S. Clinical Nutrition in Gerontology: Chronic Renal Disorders of the Dog and Cat. Veterinary Research Communications, 29(Suppl. 2) (2005) 57–63, Italy.

 

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here