Porqué nos molesta tanto que un perro sea un perro

0
346

Tal vez pienses que me volví loca y que una persona que tiene un perro, nunca se enoja con su perro por ser un perro, digo, en un sentido literal es absurdo, y todas las personas que tienen perros saben que este es un animal de 4 patas, con cola, peludito y con ciertas características físicas; pero no me refiero a lo físico, y más bien nuestras reacciones de molestia con nuestras mascotas son cuando nuestro perro se comporta como un perro.

Tal vez parezca que sigo sin explicarme y siendo redundante o por otro lado muy obvia, pero lo que he tratado de decir en líneas previas es que actualmente hay muchos dueños de perros que se enojan, se frustran y se molestan cuando su perro hace cosas de perro, es decir:

  • Morder cosas, y en ese combo de cosas están los zapatos, el control, la cartera los muebles
  • Rascar cosas, muchas personas se enojan cuando los perros escarban en su jardín o lo hacen en la cama.
  • Ensuciarse con el lodo y correr por todos lados.
  • Sacar la basura, jugar con ella o tal vez rodar sobre ella.
  • Emocionarse y saltar en las personas.
  • Lamer, arañar, jugar, pararse en las personas y correr.

Ah, ya me expliqué mejor ¿verdad?, y entendiste de lo que estoy hablando, sobre el como suele molestarnos el que, nuestro perro, se comporte como un perro y haga todas esas cosas que te mencione anteriormente y las tachamos de malas conductas o de ser un perro malo que siempre se está portando mal.

Pero si analizamos en un sentido práctico el comportamiento de un perro, y lo que hacen en la naturaleza y el como un perro sano hace todas esas cosas, entonces porque nos enojamos de que un perro muerda, ladre, corra, rasque, salte, si la naturaleza, su instinto y ser un perro significa hacer todas esas cosas morder, ladrar, correr, rascar y saltar.

¿Por qué nos molesta entonces que eso haga nuestro perro?, si naturalmente está diseñado para hacer todas esas cosas, digo, si alguien quiere un perrito que no ladre, que no muerda, que no se mueva, que no haga popo o pipi, pues entonces no necesita un perro, lo que necesita es un peluche que sea tranquilo, callado y no se porte “mal”.

Hay que recordar y nunca perder de vista que nuestros perros son animales de compañía, que por la domesticación han aprendido y muy bien a adaptarse a nuestros entornos en una simbiosis perfecta; sin embargo, siguen siendo animales y tendrán conductas específicas de su especie, por lo que no deberíamos enojarnos cuando un perro muerde algo, lo rompe, lo saca de lugar o llegue a ser sus necesidades dónde no es, porque finalmente son animales, de compañía, pero siguen siendo animales que no podemos humanizar y esperar que tengan el comportamiento de un humano.

Ahora, los perros nos entienden, por supuesto que sí y con entrenamiento, disciplina, paciencia y amor pueden tener los comportamientos que esperamos de ellos, pero no hay que enojarnos nunca, cuando un perro está siendo un perro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here