Porque no puedo acariciar a los perros de asistencia

0
130

Últimamente es más y más común ver con mayor frecuencia a los perros de asistencia, y debido a la naturaleza tan altruista y noble de estos perros que dedican su vida para servir y ayudar a sus dueños, hace que instintivamente todos queramos acercarnos a acariciar y elogiar el gran trabajo de estos perros; pero, sus dueños al darse cuenta de esta atención nos invitan a no hacerlo, es más, muchos de estos perros traen en sus chalecos de servicio un aviso o advertencia que nos invita a no tocarlos, no acércanos a ellos y no hablarles, pero, ¿por qué?

Porque no puedo acariciar a los perros de asistencia

La respuesta es más simple de lo que pensamos y es, están trabajando en algo que requiere toda su atención.

Para entender el mejor del porque no podemos distraer a estos perros de asistencia durante su trabajo es usar estas analogías, ¿te imaginas que pasaría si te pusieras a platicar con un policía cuando está vigilando las calles?, o ¿qué pasaría si quieras felicitar a un doctor por su buen trabajo cuando está en una operación?, la respuesta en ambas preguntas es que distraerías a estas personas de un trabajo importante evitando que hagan de forma correcta su trabajo y en un caso extremo esa interrupción podría causarle un daño a las personas.

Pues bueno, eso mismo pasa cuando distraes durante su trabajo a un perro de asistencia, y, sin importar si es un perro de alerta médica, de asistencia para invidentes, de soporte emocional, o cualquiera que sea su función, al distraerlo puedes poner en peligro la vida de su dueño.

Por esta razón debemos ser sensibles y considerados para nunca distraer con nuestra voz o mimos a estos perros que necesitan poner toda su atención en el trabajo que están haciendo.

Ahora, esto no quiere decir que los perros de asistencia nunca reciban atención, ya que, cuando termina su horario de trabajo estos perros se convierten en mascotas, y cuando ya no es su turno de trabajar y están en casa sus dueños ese momento de descansar lo usan para fortalecer el vínculo con sus dueños con juegos, caricias y palabras afectuosas.

Así que, los perros de asistencia no necesitan los elogios o caricias de extraños, y además no debemos olvidar ni por un instante, que hacerlo, acariciarlos o llamarlos durante su trabajo puede ser peligroso para sus dueños o incluso el perro.

La próxima vez que veas un perro de trabajo la forma correcta de interactuar con él es ignorarlo y permitirle hacer su trabajo sin interrupciones; y en caso de que quieras ayudar a estos perros, lo mejor que puedes hacer es hacer donativos o ayudar a las instituciones que tienen perros de asistencia, como Fundación Movimiento INCASARA, fundación mexicana sin fines de lucro que alberga a perros de asistencia emocional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here