No insulten a mi perro o prepárense a sufrir las consecuencias

0
96

Hay algo en esta vida que no se debería hacer nunca, ya sabes, por sentido común, empatía y consideración a los demás, esas “verdades” graciosas e incomodas observaciones sobre los demás, se deberían guardar para nunca decirse. Sí, por respeto, por sentido común debería estar prohibido en el manual de la buena convivencia con todos, eso de insultar al ser querido de una persona.

En esto aplica, insisto, el sentido común, la empatía por otra persona, pero, sobre todo, el respeto al cariño que siente alguien por otro ser vivo; digo, te imaginas ir por la calle insultando a todos los niños que consideras feos que ves a tu paso para decirle a sus padres lo horrible que es el niño en cuestión, ¿lo imaginas?, o ya que no se tienen filtros o consideración alguna, al esparcir miseria, pues también se podría decir sin tapujos: tu casa es horrible, tu pareja es un esperpento, tu trabajo es un asco, y así la lista de insultos podría seguir, pero, no lo hacemos, entonces porque es tan fácil para muchas personas hacer esas observaciones que nadie pidió sobre un perro.

Todos los que somos dueños responsables de un perro, y tenemos una relación cercana con ese animalito hermoso, extraordinario y maravilloso, hemos desarrollado un amor tan especial, que científicamente podría clasificarse como el amor que un padre o una madre siente por su hijo, sí, así de cercanos son los vínculos que pueden desarrollar una persona y su perro, con un lazo tan fuerte que podría decirse es sagrado.

En pocas palabras se ama con mucha intensidad a un perrito, tanto, que muchas personas los adoptan para cumplir esta función; ahora, se me hace descabellado que alguien insulte al hijo de otra persona; no importa que sea un hijo humano o canino, no hay diferencia porque esos insultos son molestos.

Así me paso el otro día que lleve a mi perritu hermoso adorado a hacer unas compras, y en una tienda una señora solo pudo expresarse de mi perro diciendo “chatito y ojón”, realmente sentí sus observaciones, que nadie pidió, como un duro insulto desagradable; yo sé, hay gente sin tacto, pero yo no me pongo a hacer observaciones sobre el físico de nadie, porque respeto a los demás, entonces porque no se puede tener ese respeto y consideración para mis perros, son seres vivos que amo demasiado, y cada que alguien tiene la puntada de insultarlos me hace enojar.

Realmente es una mala idea insultar a un perrito, sobre todo cuando va con su dueño que lo ama y lo protege de cualquier cosa, por otro lado, es sentido común y respeto para una buena convivencia, digo, los dog lovers no van insultando niños por el mundo, criticando coches o parejas, entonces porfa, todos aquellos que no tengan perros y se les ocurra la gran idea de comentar lo horrible que es el perro de otra persona, favor de abstenerse o sufrir las consecuencias sobre las observaciones de la vida que pueden hacerles otras personas.

Con mi perrito nadie se mete, y cualquiera que se le ocurra decir algo sobre lo feo que considera que es, prepárese para sufrir las consecuencias.

Para mí, mi perro es la cosa más hermosa y amada del mundo.

 

 

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here