Los perros pueden controlar las emociones de los niños

0
225

Por algo son los animales de compañía preferidos por todos, porque los perros pueden contener y canalizar las emociones, sobre todo las más negativas, no solo de los niños, también las de los adultos para convertirlas en experiencias, emociones y sentimientos más positivos.

Pero además de simplemente ser una buena compañía para catalizar nuestras emociones, los perros tienen un efecto positivo y asombroso en la estabilidad humana, por ello, insisto en el tema, son estos animales los que se usan en terapias no solo para mejorar nuestra salud, sino en terapias para calmar nuestras emociones.

De hecho, últimamente hay un propósito médico que tienen muchos perros en los Estados Unidos y es ser perros de asistencia emocional, cuya única función es ayudar a reducir el estrés y ansiedad de las personas. Por ello comienzan a darse permisos especiales a estos perros, para que puedan acceder a cualquier lugar para ofrecer a sus dueños contingencia emocional.

Sí, parece una locura, porque no son perros con un entrenamiento especial como los lazarillos o perros de detención médica, son solo perros que calman y contienen la ansiedad de sus dueños y son un soporte emocional para que sus dueños puedan tener una vida digna.

Es increíble y a mí me emociona mucho, ver como nuestras mascotas se convierten en un apoyo emocional tan fuerte, que ahora son considerados para ciertas personas como una asistencia que necesitan en todo momento.

Pero esto no únicamente sucede con adultos y los niños, especialmente los niños, son muy susceptibles al apoyo emocional que brindan sus mascotas, y todo esto se hace desde un nivel químico, cuando estamos con una mascota, acariciándola o les hace compañía aumenta su felicidad a través de hormonas como oxitocina, endorfinas y hasta corticoides, todo esto tiene un efecto positivo en los niños calmándolos si están enojados, reduciendo su estrés o ansiedad y canalizando de forma positiva las emociones que ellos experimentan.

Actualmente existen muchos estudios enfocados en el efecto de los caninos en los niños, y todos concluyen de forma similar sobre cómo estos animales de compañía no solo son buenos amigos y buena compañía de los niños, también los ayudan a controlar sus emociones.

Lo mejor es que, mientras el niño crece el vínculo que desarrollan se hace más fuerte y ofrece una amistad con muchos beneficios emocionales para ambos y un perro no solo ayuda a un niño a manejar sus emociones, también le enseña sobre responsabilidades, amor, amistad, cuidados, todo esto se transforma en una experiencia positiva para toda la vida.

No hay mejor remedio para un niño estresado o ansioso que tener un perro, le ayuda a controlar sus emociones y además ofrece muchos otros beneficios.

 

 

 

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here