¿Los huesos de pollo son malos para un perro?

0
6089

Por alguna extraña razón, hay muchas personas que tienen la mala creencia de que los huesos son una buena forma de alimentar a un perro. Tal vez, esta mala práctica, viene de la muy difundida idea de que a los perros les encanta comer huesos; después de todo, cada que pensamos en un perro con hambre a nuestra cabeza viene la imagen de un perro feliz comiéndose un hueso.

Eso hace, que muchas personas crean que es natural, e inclusive hasta una buena idea, darle a su canino, cada que hay en casa, huesos que hayan sobrado de la comida; además, cuando el perro los recibe se va muy contento a comérselos. Pero, debemos saber que los huesos de cualquier animal, no solo los de pollo, los de res, pueden provocarle a nuestra mascota muchos daños a su salud que inclusive pueden ser fatales.

Los huesos, especialmente los huesos de pollo, son muy malos para los perros, sin importar si están crudos o son cocidos, los huesos pueden provocar lesiones u obstrucciones intestinales que pueden provocar la muerte del perro.

Así que hay que entender la gravedad y la seriedad que conlleva darle a un perro huesos, ya que no importa cuántas veces nos hayan querido vender esa idea de un perro feliz devorando un hueso, cada que un canino tiene en su boca este tipo de cosas, siempre existe un riesgo fatal.

Pero, ¿por qué?, ¿por qué son tan malos los huesos de pollo para los perros?

Quiero hacer aquí un énfasis especial, los huesos de pollo son muy malos para los perros, porque estos pueden astillarse o romperse al masticarse, lo cual puede provocar que el hueso astillado o roto, perfore algún órgano interno o incluso desgarre su intestino, pero, los huesos de pollo no son los únicos que conllevan un peligro, ahí el énfasis especial, porque también lo son los huesos de otros animales como res, puerco, pescado, cordero, en fin, el hueso que quieras darle, puede dañar la estructura interna de sus órganos o peor, puede causar una obstrucción en su intestino que solo se puede curar mediante cirugía y la tasa de sobrevivencia tiende a ser muy baja.

Es por eso que los perros no deben comer huesos, y, además, hay que mencionar que estos no son nutritivos y carentes de valor nutricional.

Así que, ¿por qué darles huesos a los perros si son peligrosos y no los nutren?

Sin embargo, estos no son los únicos riesgos, ya que los huesos, en el proceso de que son masticados por el perro pueden significar riesgos para su salud dental ya que, los fragmentos de los huesos pueden provocar lesiones en su boca o hasta hacer que pierdan dientes, sin que olvidemos los problemas digestivos, que en serio, cuando un perro come huesos es muy factible que sufra un bloqueo intestinal con ellos, la razón es que, no se degradan en su estómago y tal cual los come, tal cual los defeca, y si son muy grandes estos pueden bloquear y lesionar el trato gastrointestinal.

Definitivamente los huesos, especialmente los de pollo, son muy malos para los perros y si lo que quieres hacer es consentirlos, bueno, la mejor opción para hacerlo, antes que darle un hueso es darle una golosina para perros.

Finalmente, debes saber que la mejor manera para alimentar y nutrir a un perro, no es hacerlo con huesos o sobras de alimento, sino con croquetas de buena calidad para que así este sano y fuerte.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here