Porque a los gatos no les gusta que los carguen

0
306

¿Cada que vas a cargar o abrazar a tu gato se enoja, te muerde, te araña y sale corriendo?, si te pasa esta experiencia cada que quieres demostrarle afecto a tu mascota, no te preocupes, de hecho, debes saber que está es una reacción felina bastante normal; pero, si te preguntas ¿por qué sucede?, hoy te decimos en Revista Weepec que es lo que hay detrás de esta reacción.

Sigue leyendo para averiguar porque a los gatos no les gusta que los carguen.

Porque a los gatos no les gusta que los carguen

Hay que empezar diciendo que, al igual que con las personas o cualquier otro ser vivo, cada individuo tiene preferencias y gustos propios; esto quiere decir que, al igual que con los humanos, habrá gatos a los que les guste ser cargados y abrazados, pero, por otro lado, también habrá gatos a los que no les parezca nada este tipo de demostraciones afectivas, y esto no quiere decir que un gato este mal y el otro bien, simplemente hay felinos que lo disfrutan y hay otros que no.

Ahora, hay que saber que esta es una preferencia que se desarrolla por la costumbre, y si el gato no fue enseñado o acostumbrado a este tipo de afectos, especialmente en la primera etapa de vida, es probable que nunca desarrolle un gusto porque lo anden cargando o abrazando.

Esto se ve muy común en gatos ferales, callejeros o rescatados, aunque, hay que saber que también puede verse este comportamiento en gatos de interior, adultos o senior, con los que no se tiene mucho contacto.

En pocas palabras el que un gato se deje abrazar o cargar, es un comportamiento adquirido con el tiempo, en el cual una persona acostumbra a esa mascota a ese tipo de afectos.

Aunque, es bueno considerar que, en ocasiones el gusto felino por ser cargado o abrazado no tiene que ver con la costumbre, y a veces puede suceder que una dolencia física, una enfermedad crónica o un malestar puedan causar dolor al gato cuando se carga o abraza; en esos casos, el gato, por el dolor que está sintiendo, puede negarse a esta convivencia con su dueño.

Por lo que es importante considerar que, si al gato le gustaba ser cargado y de repente ya no, es porque hay una condición física que lo impide, por lo que sería bueno llevarlo a una revisión veterinaria.

En el caso de que quieras que tu gato aprenda a dejarse a abrazar o cargar, si es una mascota senior o con un carácter muy fuerte es poco probable que desarrolle un gusto por estas demostraciones de afecto, aunque podrías intentar utilizando refuerzos positivos como premios y siempre protegiendo tu cuerpo con toallas; sin embargo, lo mejor, para que un gato le agarre gusto a los abrazos o, a ser llevado en brazos por su dueño, es comenzar a hacerlo cuando es un gatito, ya que al crecer será muy difícil acostúmbralo a ello.

 

 

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here