La epilepsia en los perros

0
232

Si pensabas que solamente los humanos sufren de epilepsia, pues nuestros mejores amigos también la pueden padecer.

La epilepsia es una enfermedad en la cual se producen convulsiones de manera periódica. Las convulsiones se presentan como movimientos involuntarios y exagerados en el cuerpo de tu perro, les aumenta la temperatura y no responden a ningún tipo de estímulo externo. Si tu perro sufre de una convulsión debes llevarlo inmediatamente al veterinario debido a que es una emergencia, tu perro podría morirse o sufrir de un daño irreversible en su organismo.

Las células que forman el cerebro, llamadas neuronas, durante una convulsión se comportan de una manera desordenada y exagerada por lo que las órdenes que le dan al organismo de tu perro son erráticas. La epilepsia en sí es una enfermedad aislada o puede ser consecuencia de otras enfermedades que afecten al cerbero y lo hagan actuar de esa manera. Existen razas de perros con mayor predisposición a sufrirla, como el dálmata y el salchicha, por lo que se dice que hay una predisposición genética a padecerla. La epilepsia también puede ser hereditaria por lo que se recomienda no reproducir a los perros que la padezcan. También puede ser consecuencia de enfermedades infecciosas o por la presencia de tumores en el cerebro.

Es importante que el veterinario busque la causa que originó la convulsión. Si tu perro sufre de una convulsión no forzosamente quiere decir que padezca de epilepsia. Existen enfermedades que afectan el metabolismo de tu perro que provocan convulsiones. Una causa común es la presencia de parásitos intestinales o la simple falta de azúcar en la sangre de tu perro por un ayuno prolongado. Una intoxicación también puede provocar convulsiones. En estos casos el veterinario controlará el padecimiento que ocasionó la convulsión.

Nunca trates de automedicar a tu perro sólo porque alguien te recomendó cierto medicamento. Un perro epiléptico deberá de tomar medicamentos anticonvulsivos de por vida y deberá ser revisado periódicamente por el veterinario. El veterinario algunas veces deberá aumentar la dosis o cambiará el medicamento por otro más fuerte en caso de que tu perro siga presentando convulsiones. Deberá también tomarle muestras de sangre a tu perro para revisar como reacciona su organismo al medicamento y los niveles del medicamento en la sangre. Todos los perros son diferentes y reaccionan de manera distinta a un mismo medicamento.

Si tu perro padece epilepsia debes tomar en cuenta que tendrás un compromiso de por vida con él, debes de ser muy estricto con la toma de sus medicamentos y, sobre todo, tratar de nunca dejarlo solo.

Por M.V.Z. Karin Vomend

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here