Mi experiencia de adoptar un perro

0
980

Estoy convencida que todos debemos adoptar un perrito, definitivamente es una experiencia única en la vida, y además de todos los retos que conlleva hacer esto, adoptar es dar felicidad, pero al mismo tiempo es un proceso magnifico en el que aprendes mucho y recibes mucho de ese animalito.

Ahora, voy a ser totalmente honesta y la adopción canina, sobre todo la de cachorros, es un volado, porque igual y te encuentras a un cachorrito tierno y dócil, o te encuentras un loco.
Que bien, este mismo proceso sucede cuando compras un cachorro; si bien existe un estándar en las razas, cada perrito tiene su personalidad, pero cuando se habla de razas se puede tener una idea bastante clara del nivel de energía que tendrá el perrito, que necesidades físicas tendrá, su carácter, en fin, cosa que no es muy predecible con un perro criollo, y el tamaño, el carácter, su perronalidad, o personalidad, como quieras decirle, será una sorpresa que descubrirás en el camino.

Así me paso con Roxy, que amo a mi mestiza, es una buena perra, y le tengo mucho cariño, pero es medio loca, es huraña, es desconfiada y el nivel de energía que tiene me sobre rebasa por mucho. Si bien soy una persona activa, mi Roxy necesita largas e intensas carreras, que no puedo darle, por tiempo, por mi estilo de vida, por mis rodillas, en fin.

Si bien he aprendido mucho de Roxy, ella me ha enseñado mucho, creo que la adopción de perros no es para cualquier persona, y aquellos que se animan a adoptar un perro mestizo es porque tienen ya cierta experiencia en el cuidado de perros y con esa experiencia pueden adaptarse a las necesidades específicas del animalito.

Pero sin importar los bemoles, creo que la adopción canina es algo que todos, los que tenemos experiencia, deberíamos hacer, porque además de incorporar a nuestras vidas un animal que será fiel y leal, además de eso le damos una nueva oportunidad a ese ser vivo.

Y en estos años con Roxy, debo decir que la adoro y nunca me arrepentiré de adoptarla, eso me hizo adoptar a Kalhua, una perrita adulta de 5 años que adore, adore, en serio adore con todo mi corazón.

El proceso de adopción con Kalhua fue distinto, ella llego grande, pero el cariño que generamos durante un año fue muy intenso, lamentablemente ella desarrollo cáncer y murió al año, y ya paso el tiempo y yo sigo llorando a uno de los perros que más quise en la vida, y era una perrita adoptada, adulta, que fue la más leal que tuve, la más amorosa y la perrita de la cual de solo acordarme, comienzo a llorar sin parar por su perdida.

Cómo ves, adoptar un perro puede ser algo muy íntimo, muy personal y muy maravilloso.

Así que no lo duden, adopten y denle una nueva oportunidad de vida a un ser vivo que se los agradecerá toda la vida.

Eso sí, recuerden que adoptar un perrito es un volado en muchos sentidos, pero con estructura, con disciplina y con orden, se puede tener un perro asertivo y equilibrado.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here