Estudio demuestra que las mascotas mejoran la salud

0
180

Cualquier persona que haya vivido con una mascota, sabe y ha vivido en primera persona los sentimientos positivos que generan: alegría, cariño, felicidad, compañerismo, lealtad, entre muchos otros.

Para demostrar esta evidencia anecdótica, un recién estudio realizado por una marca de alimento para mascotas, confirmo los beneficios del vínculo humano-animal:

1. En términos de salud, está demostrado que tener un perro está directamente asociado con la disminución del riesgo de morbilidad del 24% (Kramer et al. 2019). Además, la presencia de estos animales en las vidas de las personas contribuye directamente a una mejor salud mental, y es que pueden atenuar los síntomas de depresión, ansiedad, deterioro cognitivo y síntomas de demencia.

2. Por otro lado, las mascotas favorecen en la sociedad de manera significativa. No solamente en las familias sino también en las personas que viven solas. El 91% de las personas de 18 a 34 años dicen sentirse menos solas gracias a tener un gato (PDSA Animal Wellbeing Report 2019), así como las personas mayores se sienten más acompañados cuando tienen una mascota (Gan et al. 2019)

3. Por otro lado, las conclusiones de los estudios revisados por Purina también tienen resultados muy significativos respecto a la educación, y es que los niños y niñas que se crían en hogares con perro, tienen un 30% menos de probabilidades de tener comportamientos antisociales (Wenden et al. 2020). Además, interactuar con un perro tiene beneficios como la reducción de la ansiedad, así como también contribuye a tener mayor concentración y, en consecuencia, supone la mejora de los resultados de los estudiantes universitarios (Thelwell 2019).

Investigación vínculo humano-animal en las Terapias Asistidas con Animales

Los programas de trabajo se adaptan a las necesidades específicas de cada individuo o colectivo, con el fin de obtener los mejores resultados en cada caso. En general, la terapia asistida con animales se centra en objetivos concretos según los pacientes. Por ejemplo, se pueden llegar a generar una serie de estímulos positivos que despierten emociones, facilitando la comunicación, disminuyendo ansiedad y miedos, e incentivando la confianza o el nivel de empatía.

Por otro lado, el trabajo de los perros de asistencia está orientado a cubrir las necesidades de las personas que padecen algún tipo de discapacidad física o psíquica, y precisan de la ayuda de un perro de estas características para superar las limitaciones de su día a día, tanto en términos funcionales como de apoyo emocional. En estos casos el perro de asistencia, tras un proceso largo y selectivo, es asignado a la persona que ayudará, con la que convivirá, convirtiéndose en imprescindible en su día a día, haciendo su vida más fácil y feliz.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here