El perro y el Frisbee

1
1942

El perro y el frisbee, el frisbee y el perro

Una relación que parece antigua, sagrada y ancestral pero lejos de eso, obvio, por lo reciente de este invento en la vida del hombre y obvio los perros, el frisbee originalmente no se hizo para entretenimiento de nuestros lanudos amigos y fue un descubrimiento fortuito y casual que unió al perro con este juguete y ahora esta alianza parece ser que fue forjada hace muchos años.

Conocidos como frisbees o frisbys estos juguetes han conquistado a los caninos, para convertirse en su juguete favorito a la hora del juego.

¿Te imaginas ir a la playa con tu perro sin un frisbee?, lo sé, suena a algo muy aburrido y es que a donde vayas, si quieres un juguete entretenido, divertido y que exija habilidad y rapidez a tu mascota, la respuesta es el frisbee.

Que bien, es cierto, seguro estarás pensado que igual le avientas una botella, una pelota, una rama y tu can ira corriendo a perseguirla; pero los frisbees parecen estar hechos a su medida y pueden tomarlos con mucha rapidez y dan grandes saltos para hacerlo.

De hecho, los frisbees son tan idéales para exigir al perro un ejercicio de alto rendimiento y mucho desempeño, que ya no solo son juguetes que llevas a la playa, al parque o de vacaciones y en la actualidad existen competencias de saltos para atrapar estas figuras redondas plásticas.

Y la historia del frisbee es curiosa, porque como te decía fue creado para la diversión del hombre a partir de un juguete muy similar, el Platillo Volador Pipco inventado por Walter Frederick Morrison y Warren Franscioni en el año de 1948, esa primera versión no fue tan exitosa, pero en el 55 la compañía Wham-O compro los derechos para ofrecer una nueva versión que se llamó frisbee y simulaba los platos de hojalata que usaban los universitarios de Nueva Inglaterra para arrojarlos al aire.

Pero, ¿por qué planean o vuelan tan alto?, pues todo está relacionado con la aerodinámica del objeto, que simula un ala asimétrica tradicional y permite que la circulación del aire lo eleve.

Ahora, sin importar por qué los perros aman a los frisbees y correrán, saltarán muy alto e incluso se impulsarán con ayuda de sus dueños para cacharlos.

Enseñale a tu perro a cachar el frisbee

Compartir

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here