Cuidados para un gato recién esterilizado

0
72

Después de decidir darle la bienvenida a un michi como miembro de la familia, es fundamental considerar todas las responsabilidades que conlleva. Una de ellas es si lo esterilizamos, o no. Si has decidido hacerlo, aquí te compartimos algunos cuidados que puedes considerar y que favorecerán a la pronta recuperación de tu minino.

A través de los años, las técnicas utilizadas para la esterilización han evolucionado, haciéndolas mucho más sencillas y en un menor tiempo. Siempre será importante acudir con el médico veterinario y seguir todas sus indicaciones, las cuales estarán basadas de acuerdo con las características de cada caso. Sin embargo, nuestros amigos de Minino Plus® Recetas, trocitos de jugoso alimento húmedo preparado con sabores caseros, te comparten algunas sencillas recomendaciones que ayudarán a que tu minino tenga una recuperación mucho más fácil y rápida.

·         Agua y alimentación. Los michis se caracterizan por su bajo consumo de agua, y es probable que tras la intervención su consumo disminuya aún más, al igual que el del alimento. Sin embargo, es importante ofrecerle su ración un par de horas después de haber llegado a casa.  Asegúrate de que su agua esté siempre limpia y fresca. Otra forma de hidratarlo –y al mismo tiempo nutrirlo– es a través del alimento húmedo, siendo esta la forma más recomendable. Minino Plus® Recetas ofrece diferentes sabores como Carnitas de Atún, Pavo Ahumado, Pollo en Caldo con Verduras y Salmón a la Plancha.

·         Cuidado de la herida. Para prevenir cualquier tipo de infección, es importante evitar que nuestro minino lama su incisión. Aunque una de las formas más comunes para hacerlo es utilizando el collar isabelino, existen otros métodos como cubrir la herida con una faja, la cual, además de cubrir, proporcionará soporte. El médico veterinario determinará cuál es la mejor opción para tu michi. De igual forma, la herida debe ser limpiada y monitoreada con regularidad para identificar cualquier anormalidad como secreciones, protuberancias u olores desagradables.

·         Actividad física. Es probable que nuestro felino disminuya su actividad física durante los primeros días después de la intervención; pero poco a poco irá retomando sus actividades. Hay que evitar juegos, saltos o cualquier movimiento brusco por al menos siete días después de la intervención. Si nuestro minino es pequeño y el lugar donde nos encontramos tiene escaleras, será importante ayudarle a subirlas y bajarlas.

A pesar de que son múltiples los beneficios de llevar a cabo una esterilización, también existen varios mitos entorno a ella. Entre los más comunes es que se debe de esperar a que se tenga el primer celo o camada para llevarlo a cabo; sin embargo, diversos estudios han concluido que las hembras esterilizadas antes de su primer celo son usualmente más saludables en comparación con aquellas que lo hicieron después.

Otro mito frecuente tiene que ver con el hecho de que, al hacerlo, se contribuirá a que nuestra mascota suba de peso o se vuelva más perezosa; lo cierto es que, en gran medida, esto dependerá de proporcionarle una alimentación adecuada y procurar su actividad física.

Por su parte, entre los beneficios se encuentran, principalmente, la reducción en los riesgos a la salud, tales como prevenir diferentes tipos de cánceres reproductivos, así como de padecer tumores de matriz. También, al esterilizar, las hembras suelen volverse más dóciles y hogareñas. En general, si se esteriliza a temprana edad, se aumenta potencialmente su salud y su esperanza de vida, entre tres y cinco años.

Tras el procedimiento, es importante que hagamos sentir a nuestro felino seguro y cómodo. Si presenta sangrado, vómito, fiebre, inestabilidad al caminar, o cualquier otro malestar anormal, llama a tu veterinario lo antes posible. Con un buen cuidado, tu minino recuperará la vitalidad que le caracteriza.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here