¿Clonación canina? Hasta 100000 dólares cuesta tener a tu perro amado de regreso en tu vida

0
420
Clonación canina

No es ciencia ficción, la clonación de la oveja Dolly en 1996 sentó un precedente para que científicos empezaran a pensar en la posibilidad de clonar a otros animales. Así surgió la idea de la clonación canina.

La clonación canina ofrece la oportunidad de regresar a la vida de los propietarios a su perro amado una vez que éste fallece.

La muerte de un peludo tan querido resulta muy dolorosa y en ocasiones sobreponerse a este tipo de pérdida es difícil.

Para aliviar el dolor algunas personas están dispuestas a pagar mucho dinero para tener a su antiguo mejor amigo de regreso usando la clonación canina como una opción. Pero este procedimiento no es tan nuevo.

¿Cuándo comenzó la clonación canina?

En 2005 se anunció al mundo el nacimiento de Snuppy, el primer perro clonado a partir de células somáticas (aquellas que forman los tejidos y órganos del animal) por transferencia del núcleo celular.

Snuppy, primer perro clonado
Snuppy, primer perro clonado

El procedimiento fue llevado a cabo por la Universidad Nacional de Seúl en Corea del Sur. De allí el nombre del can SNU (siglas de la Universidad) y ppy (por puppy=cachorro).

Clonación de Snuppy

Después de Snnupy, se tiene registro de la impresionante cantidad de 800 perros clonados por la Sooam Biotech Research Foundation.

El negocio de la clonación canina

Aunque en la página de Sooam se puede leer “curamos corazones rotos” esta tecnología obviamente está disponible sólo para una pequeña minoría pudiente de la población que está dispuesta a pagar hasta 100000 dólares por tener la réplica de su mejor amigo fallecido.

Wang Jae-Woong, miembro investigador de Sooam afirmó que quienes pagan por la clonación canina “tienen lazos muy fuertes con sus mascotas y clonarlos les da una alternativa psicológica al método tradicional de dejar al animal irse y guardarlo en la memoria”.

Anthony
Anthony es el primer perro clonado por Sooam para Latinoamérica

No hay razones para juzgar a quienes quieren de regreso a su perro amado, cada persona lleva el duelo de forma distinta.

En todo caso sería mejor invertir esa cantidad de dinero en fundaciones que albergan a miles de animalitos abandonados y adoptar a un peludito que también necesita amor.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here