¿Tienes un cachorro y no sabes cómo alimentarlo? Descubre la mejor forma de crearle hábitos alimenticios saludables:

0
472

Tener un bebé cachorro es lo mejor que le puede pasar a un amante de los perros, porque son lo más adorable del mundo; pero también implica varias responsabilidades que no debemos olvidar para mantenerlo saludable y crearle hábitos alimenticios adecuados.

Lo primero que debes tomar en cuenta es que lo ideal es amamantar a un cachorro al menos durante los primeros 10 o 15 días de nacido, por lo que es importante intentar no separarlos de su mamá durante ese periodo. En caso de no poder hacerlo podrás intentar con lactancia artificial.

A partir de este momento podrás elegir las mejores croquetas para cachorros de la variedad de productos Nupec. Es recomendable que mientras tu cachorro no tenga sus dientes completos, le des sus croquetas sumergidas en un poco de agua.

Los cachorros no comen las mismas cantidades que los perros grandes, por eso deberás regular las cantidades e irlas aumentando de manera gradual.

Debido a que de pequeños los cachorros aún no desarrollan completamente su sistema digestivo, es importante crearle hábitos saludables con los siguientes consejos:

–No variar el horario de las comidas

–Tener siempre un recipiente con agua fresca y limpia

–Usar preferentemente recipientes de aluminio o cerámica con fondo pesado

Esto ayudará a evitar desordenes alimenticios como obesidad e incluso diarreas, por lo que es importante ser estricto con los horarios.

Con esta tabla podrás darte una idea de los periodos y la cantidad de comidas que deberá tener tu cachorro de acuerdo a su tamaño.

Perros MINI

Hasta los 4 meses: 3 comidas al día

Desde los 4 a los 10 meses: 2 comidas al día

Perros MEDIUM

Hasta los 6 meses: 3 comidas al día

Desde los 6 a los 12 meses: 2 comidas al día

Perros MAXI y GIGANTES

Hasta los 6 meses: 3 comidas al día

Desde los 6 a los 15 meses: 2 comidas al día

Es importante consultar a tu veterinario para regular las cantidades de acuerdo a su peso y tamaño, a fin de evitar sobrepeso o falta del mismo.

 

Cachorros pequeños: de 4 a 5 comidas pequeñas al día hasta las 10 semanas de edad.

Entre las 10 semanas y los 5 meses: 3 comidas al día.

A partir del quinto o sexto mes: 2 comidas al día.

El reloj interno del estómago de tu cachorro empezará a activar la segregación de jugos digestivos a su hora habitual de cenar, con independencia de que tú le pongas o no su comida. Salvo que sigas una rutina, no tendrán hambre cuando les pongas la comida. Y si esperas demasiado tiempo, tu cachorro puede tener problemas digestivos.

Utiliza comederos y bebederos de acero inoxidable o de cerámica y con más peso en el fondo. Si son de plástico, es probable que terminen convertidos en juguetes mordedores y las marcas de los dientes pueden convertirse en un nido de bacterias. Si pesan más, será difícil que tú (o tu cachorro) los volteen por accidente.

Si tu cachorro tiene las orejas largas de manera que pueden sumergirse en el pienso y el agua, existen unos boles especialmente estrechos para mantener sus orejas limpias y secas.

Asegúrate de que nada moleste a tu cachorro mientras está comiendo o se acostumbrará a comer demasiado deprisa o a repartir la comida por toda la casa.

Déjale hasta 30 minutos para que coma. Al cabo de este tiempo, retira lo que no se haya comido y ponle alimentos nuevos para la próxima comida. El cachorro debe tener en todo momento agua fresca a su disposición.

Después de comer, tu cachorro necesita un lugar tranquilo y silencioso o una siesta para ayudarle a digerir bien sus alimentos. ¡Así que programa los paseos para antes, no para después, de la hora de sus comidas!

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here